Balada_triste_de_trompeta

Balada Triste de Trompeta – Analisis

Pretender que Álex de la Iglesia sea comedido resulta casi tan imposible como pedirle peras al olmo. De hecho, la única ocasión en la que el director vasco se mostró mesurado se saldó con una de sus obras menos destacables: Los crímenes de Oxford (2008), adaptación de la novela homónima de Guillermo Martínez.


No obstante, el mejor Álex de la Iglesia está de vuelta en Balada triste de trompeta. Sin la presencia de su coguionista habitual, el casi imprescindible Jorge Guerricaechevarría, el cineasta ha realizado una película torrencial, desmedida y también bastante divertida que nos permite reencontrarnos con el responsable de joyas como Acción mutante (1993), El día de la bestia (1995) o La comunidad (2000).


El director vasco nos cuenta la historia de Javier (Carlos Areces), un hombre que ha tenido que pasar por mil y una desgracias en la vida. Ya adulto, Javier encontrará trabajo como payaso triste en un circo. Allí, la rabia guardada en el interior durante muchos años explotará cuando se dispute con un payaso listo que responde al nombre de Sergio (Antonio de la Torre), un individuo con todos los males del macho español, el amor de una trapecista (Carolina Bang) que tontea con Javier, pero se acuesta con Sergio.

El circo de la antigua España


Los personajes de esta Balada triste de trompeta tienen algo de grotescos y excesivos como la canción de Raphael que da título al filme. Un aspecto que no solo afecta a los protagonistas, en el fondo tres pobres diablos, sino a un simpática comparsa donde sobresalen un motorista fantasma con tendencia a darse trompazos, una curiosa pareja de adiestradores de perros y un domador que trabaja diariamente con una elefanta que asesinó a su esposa.


Álex de la Iglesia utiliza todos estos elementos para poder plasmar algunas de sus obsesiones y constantes. Así ese séquito que se mueve alrededor del trío bebe a partes iguales del cine coral de José Luis García Berlanga y del tono bizarro de Tod Browning en La parada de los monstruos (Freaks,1932), dos referentes claros en gran parte de la filmografía del cineasta español.


Todo, eso sí, reforzado por referencias históricas y pop que contextualizan de manera magnífica una película que trascurre en la Guerra Civil Española, la posguerra y los primeros años setenta. Así nos encontramos con elementos tan dispares como el asesinato de Carrero Blanco, las cacerías de Franco, los payasos de la tele, Kojak o el propio Raphael en un revuelto verdaderamente extraño y divertido.Balada_triste_de_trompeta


No obstante, en el particular circo que Álex de la Iglesia convierte a España nada funcionaría sin unos actores divertidamente excesivos, donde es justo señalar las presencias de Santiago Segura, Terele Pávez, Sancho Gracia, Enrique Villén, Manuel Tallafé o Gracia Olayo. Todos ellos están a la misma altura que el trío protagonista formado por una sorprendente Carolina Bang, un magnífico Antonio de la Torre y un espléndido Carlos Areces, realmente brillante en su encarnación del payaso triste.


No obstante, el largometraje tiene un pequeño gran defecto: la cantidad de ideas, hechos y personajes es tan inabarcable que Álex de la Iglesia no puede detenerse demasiado en cada uno de ellos. Su narración es tan torrencial que muchas veces el filme puede resultar un tanto atropellado.


A cambio, sin embargo, el cineasta vasco nos ofrece una historia arrebatadora y genial llena de imágenes para el recuerdo. Quizá la más icónica de ellas sea la de un Carlos Areces ataviado como si fuera una extraña mezcla de obispo, árbol de Navidad y Bette Davis en ¿Qué fue de Baby Jane?( What Ever Happened to Baby Jane?, Robert Aldrich, 1962).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s